Neko

En el mismo trayecto del Sol...

"...en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mio..."

24.4.07

Mi Aleph./

Una palabra en gramática tradicional es cada uno de los segmentos limitados por pausas o espacios en la cadena hablada o escrita que puede aparecer libremente en cualquier posición y que está dotada de una función. Personalmente las palabras son algo mas que un simple segmento en la cadena hablada y la capacidad que tienen de hacernos sentir y forman parte de lo que constituye mi Aleph. El Uno-en-todo y Todo-en-uno; el punto donde están todos los puntos. Las palabras son solo una de varias maneras que los seres humanos tenemos de describir lo que sentimos, lo que vemos y lo que queremos. Las hay intensas, tiernas y oscuras. Las sensaciones descritas pueden ser emocionantes o aterradoras, blancas, negras y hasta grises. Si el individuo sabe utilizarlas bien, las palabras tienen la oportunidad de jugar el papel de importancia que se merecen, donde su función es lo básico porque cada una de ellas es esencial para entender el mensaje que se quiere transmitir. Todo se reduce a un simple vocabulario, no hay lugar para el error. Para llenar el pedazo de papel de emoción y novedad sólo se deberían usar palabras que se hayan cargado de un sentido nuevo. Creo en los minutos de gracia pero son totalmente inútiles si no tenemos un papel donde anotar. El contacto frecuente con palabras o el hábito, es el mejor modo de que las fuerzas oscuras se desaten. El compromiso que quieren adquirir con nosotros las palabras desde el principio es el de formar parte de nuestras rutinas. El peor enemigo de la escritura es la inconstancia. Las palabras en ocasiones pueden ser fugaces y dañinas, tal vez, porque detrás se ocultan las angustias modestas y cotidianas de la impotencia del hombre. Realmente me permiten ser lo que quiero ser cuando quiera. Al final se resume en simples denominaciones, las palabras son mi todo, me llevan al éxtasis y me devuelven, me permiten sentir, imaginar y vivir.

PS: Sobre el Aleph

Aleph es la primera letra del alfabeto hebreo. Aleph, místico encuentro del tiempo y el espacio en Un presente. El Todo, en un indiscriminado vértigo sincrónico, parece haber ofuscado desde siempre la mente humana. A través de esa primera letra del alfabeto hebreo, Borges se asoma al origen. A la creación. Y por eso, una vez más, al Secreto. Ese ritual permite concebir y así, crear. En sinonimos comunes el Aleph es una especie de nirvana, extasis o punto magico definido como el estado que resulta de la extinción de los deseos, y de la eliminación de la conciencia de ser un individuo, que se alcanza mediante la meditación y la iluminación, pero la sublimación se logra en la plenitud de algún Aleph. (Gracias Borges)

"Las letras hebreas son como una nuez:
hay que golpearlas para extraerles su fruto y encontrar la verdad."

La Cábala



1 Comments:

At 10:42 p. m., Blogger Luz said...

Alguna vez leiste "El Aleph" de Jorge Luis Borges. It's amazing.

 

Publicar un comentario

<< Home