Neko

En el mismo trayecto del Sol...

"...en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mio..."

20.3.07

El arte de coquetear...según los hombres

Si bien es cierto que la mujer siempre domina la mesa, el hombre es quién reparte las cartas. Comienzas con unas cuantas miradas y le haces entender que en la habitación mandas tu, aunque la realidad sea otra. Tus ojos se convierten en una maquina de rayos x, la analizas y, si te agrada lo que viste, comienzas la travesía. Pero los hombres tenemos la mala costumbre de que cuando vemos que unas cuantas olas hacen tambalear nuestro barco, normalmente, enfilamos hasta la costa inmediatamente. Pero si el mar está tranquilo y no hay tempestades, te atreves a acercarte. Ya de antemano has mojado tus labios, sacado el pecho, has sumido tú “disimulad” barriga de noches de parranda, has saludado a medio mundo, para que ella crea que eres conocido, y cuando al fin llegas le saltas con la frase que ha venido rondando tu cabeza desde el primer momento que la viste. Ella te mira, sonríe y ya tienes la primera batalla ganada. Ahí comienzas a demostrar toda tu caballerosidad, la invitas a un trago o a un baile, y le enseñas la cara más limpia de la moneda, la otra la dejas para después. Entre poses y respiros logras ganarte su confianza, siempre atento a lo que dices, porque las palabras son la antesala de la gloria. Comienzan con temas familiares, pero en poco tiempo la llevas hacia el meollo del asunto, lo importante en este caso; el tú y el yo, el nosotros. Es en este momento en que se define la batalla, el medio juego de la partida, si logras mover tus piezas bien, quizas para el final de la noche habrás obtenido la conquista esperada. Los hombres no coqueteamos, es la verdad, vemos el objetivo, ponemos las trampas, hacemos el ataque, y obtenemos la presea codiciada. Es así de simple...

2 Comments:

At 11:30 a. m., Blogger yolemnycruz said...

wow, asi es que nos meten en ese mundo de fantasias y estrellas y al otro dia ni llaman.. sii asi de facil es como ustedes consiguen lo que quieren y a veces cuando lo tienen no le dan valor. Aunque hay otros que aunque usen tecnicas similares o diferentes si te valoran (pero casi siempre es el feo) jajajaja..Ya me veo como una frustrada..
Nada fuera de toda la frustacion, creo que en verdad ustedes se sienten tan nerviosos como nosotras, nunca he dudado de eso, pero es chulo ver una respuesta de el coqueteo que siempre empieza con esas miradas de rayos X :p;)

 
At 4:56 p. m., Blogger J.R. Reyes said...

No hay nada más excitante que el coqueteo. Sientes los músculos contraídos, la duda del que pasará se desplaza por tu columna erizandotela toda...Los hombres tenemos la capacidad de coquetear pero solo lo hacemos en casos especiales, de lo contrario como dijo mi querido amigo Frank, sólo observamos la presa, ponemos la trampa y luego capturamos. Aunque debo confesar que la experiencia es mejor cuando se coquetea, ese juego de miradas que lo dicen todo y no dicen nada es el punto perfecto de una noche mágica...

 

Publicar un comentario

<< Home