Neko

En el mismo trayecto del Sol...

"...en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mio..."

30.8.06

Algunas cosas en la vida (VIII)

El destino es una incógnita. Tiene la mala costumbre de ponernos en caminos dificiles cuando menos lo esperamos. Algúnos creeran que es Dios el que lo hace, pero no. Él nunca habia creido en el Dios que todo lo puede y todo lo hace, para él Dios era la creación perfecta de la mente del hombre y la prueba de que necesitamos creer en algo más grande que nosotros mismos. Simplemente una explicación más a la vida. Quizás, entonces, fue el destino el que puso a estos dos en el mismo sitio, pensó. Uno perdido y destrozado, el otro sin rumbo y necesitado de amor. Al borde de la muerte él había encontrado lo que siempre había buscado. Dulcemente se escurrían los dias entre sueños y utopías. Él aferrandose a la vida y ella entregada a una confusión que la agobiaba. Y la otra -¿su prometida?- había desaparecido. Simplemente se olvidó de él, como si solo fuera un adorno que tenía en su casa; se le había roto un pedazo y lo había botado completo. Pero la basura de algunos es el tesoro de otros.
Mientras tanto ella había vuelto a su apartamento. En el camino había pasado por el restaurant aquel y había recordado lo pasado. ¿Enamorada? Quizás. ¿Asustada? Definitivamente. Siempre había soñado con alguien que le bajara las estrellas, le mostrará el universo sin siquiera abandonar la alcoba. ¿Era mucho pedir? Ella pensaba que era lo justo para lo que ella daba en sus relaciones. Se miró al espejo. A sus 28 años estaba en su mejor momento. Pensó en él; ¿se sanaría? Ella haría todo lo posible. El tiempo le enseñará que llegará a estar dispuesta a darlo todo. Absolutamente todo.

1 Comments:

At 8:15 a. m., Blogger J.R. Reyes said...

Frank esta pequeña novela está genial, me tienes desesperado por saber que va a pasar...viejo te la comiste!!!

 

Publicar un comentario

<< Home