Neko

En el mismo trayecto del Sol...

"...en todo caso, había un solo túnel, oscuro y solitario: el mio..."

21.7.07

No (I)

¿La maté? No, la mató el odio irresistible que brotaba de mi alma cuando vi tu cuerpo desnudo, perfectamente delineado, recostado en la cama, y a tu lado él, quien tantas veces dijo ser mi amigo, que compartió conmigo tantas aventuras por bosques húmedos, laberintos de vivencias que me ayudaron a ver la vida de otro modo.

No fui yo quien la maté, sino el mandato inconsciente que envió mi cerebro hasta mi mano, para que tomara el cuchillo, y cual epiléptico, le diera 12 puñaladas en el mismo corazón; para luego irse tras él, que se escondía como aquellas veces que siendo niños jugabamos. A él si que puedo mostrar que no fui yo que lo maté, fue mi corazón que latía a mil, y que bombeó suficiente sangre a mis pies para que dieran aquellos golpes que desfiguraron su cara. No, no fui yo, fue aquel sentimiento que explotaba dentro de mi cuando al abrir la puerta los ví desnudos besándose. Es que no fui yo, fueron ustedes...

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

[ N E R U D A]


1 Comments:

At 4:18 p. m., Blogger J.R. Reyes said...

Saludando desde el Hormiguero, ya hacías falta...

 

Publicar un comentario

<< Home